Prefiero que preguntes mi nombre.

sebastian

Este es un artículo de ANGELA CORREDOR, madre, profesional, escritora, divulgadora y consejera. No siempre lo que escribe será del gusto de todos, quizá haya «defectos persas» o inexactitudes técnicas. Pero lo que escribe sale del corazón y de la experiencia, y eso lo valida y lo entiende el corazón aunque la cabeza no. Es un buen principio si entendemos que en cuanto a Desarrollo Humano hay muy pocas certezas y ningún absoluto y mucho menos un manual infalible ni una receta invariable.

Burbujitas de Esperanza

Hoy Sebastián se ha levantado de muy buen ánimo,  parece que todo el día irá bien. Ha aprendido a servir su desayuno,  a bañarse y vestirse con agilidad. Mira su agenda diaria colgada en la pared y me busca para decirme “hoy es caballos”. Al organizar la maleta caen del aparador unos libros al suelo y entre el desparpajo sobresale una fotografía.  Antes que pueda recogerla Sebastián la tiene en sus manos y la observa con detenimiento,  luego me la pasa y pienso ¿por qué estaba guardada? Cuánta historia tiene esa foto.  Camino a equinoterapia recordaba en el autobús como llegamos hasta esa imagen.

2004,  un año dónde por fin se nos daba un diagnóstico: autismo. Un diagnóstico que vino acompañado de duros pronósticos pero con una ventaja, estaba en la escuela y Sebastián por encima de toda esa angustia aprendía a pintar, a hacer sus primeros trazos, seguía las órdenes…

Ver la entrada original 784 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s