La gran compasión: ¿cómo te escogí mamá?

mandala-of-chenrezig-avalokiteshvara-by-carmen-mensink-300x300

¿De dónde salió esto? ¿Por qué? ¿Para qué? Esto es una fantasía. Cualquier coincidencia es, talvez, solo eso. O una sincronía. O una resonancia.

 

“…La reencarnación es el proceso por medio del cual el alma inmortal cambia de cuerpo, mientras que el renacimiento es el flujo de la partícula de la vida y no tiene que ver con el alma; sino con la mente…”

“El budismo prefiere el término «renacimiento» en vez de «reencarnación» debido a que afirma la inexistencia de un alma perdurable que pueda transmigrar (concepto de Anātman). Así, el renacimiento en el budismo no es igual que la reencarnación en el hinduismo, ya que Buda Gautama negó explícitamente que hubiera algo permanente en la persona que fuera ocupando o usando distintos cuerpos….”  (Wikipedia)

 

¿Y si no? ¿Y si sí?

En medio del Bardo del Devenir y dependiendo del grado de estabilidad mental, de atención consciente, de atención plena, así será el tránsito en el bardo. Dicen los maestros que saben de estas cosas.

Recuerdo haber oído y leído algo sobre esto cuando mi cuerpo era denso, pesado. Cuando no podía, como ahora, atravesar las cosas, ir a las montañas y presentarme allí instantáneamente en donde acabo de pensar.  Después de tantas alucinaciones, sueños y sustos. De tanto vagar de aquí para allá en este cuerpo sutil y líquido-gaseoso…o algo así, recuerdo vagamente, si puedo decirlo así, aquella patoja con la que me crucé una vez en ese parque. Tendría 18 años o así. Inmediatamente me veo frente a úteros que me provocan rechazo, miedo. Pero allá, en ese claro veo a esa muchacha y por alguna razón puedo saber que está perdida, que tiene digamos la brújula alterada. Sé de alguna manera que allí es donde quiero/necesito estar/llegar/regresar.  Será como una nueva oportunidad para ¿mí? ¿ella? Tengo cosas pendientes aún y ella necesita arreglar su brújula, encontrar el camino.

Nos va a costar un par de sueños más. Vamos a ver qué pasa si además agrego un elemento adicional, un arreglo que parece desarreglo. Digamos que un orden diferente en esa espiral de formas que veo allí. Puede ser que los sueños sean más escabrosos, difíciles. Pero ella lo sabe y dice sí.  De pronto ambos, juntos, logramos ahora sí, encontrar el camino a eso que llaman los Reinos Luminosos.

Dicen que renacer con una preciada vida humana es tan difícil como que una tortuga sacara la cabeza para respirar en medio del océano y cabal asome la cabeza un salvavidas que cayó de un barco que chocó con un iceberg hace tiempo. Vamos a ver qué pasa.

Dicen que Avalokiteshvara, el Bodhisattva de la gran compasión, el Señor que Mira Hacia Abajo, decidió renacer para acompañar a todos los seres hasta que el último de ellos haya alcanzado el Nirvana. Y bueno, si él pudo, quizás yo también. Aquí vamos! Y al momento aparece algo que también oí en el mundo denso del que vengo: “…ir valientemente a donde nadie ha ido jamás…”

Avalokiteshvara de 1000 abrazos

Cualquier inexactitud será disculpada y compensada aquí: https://www.dharmadata.org/index.php?option=com_content&view=article&id=398:thrangu-rinpoche-el-viaje-de-la-mente-cap-4-volver-a-despertar-en-el-bardo-del-devenir&catid=55&lang=en&Itemid=158

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s