El Dinosaurio de don Tito

(publicado en gAZeta.gt)

Este libro hay que leerlo manos arriba:

su peligrosidad se funda en la sabiduría solapada

y la belleza mortífera de la falta de seriedad.

Gabriel García Márquez

Se acerca otro aniversario del aterrizaje de Augusto Monterroso un 21 de diciembre de 1921 en una provincia del Paraiso Imperfecto, Tegucigalpa, coincidiendo casi con el primer centenario de la mentada independencia patria.

Que sea este un pequeño homenaje adelantado a uno de los escritores mas importantes del rebaño de Ovejas Negras. 

El dinosaurio, el microcuento  más famoso  de Augusto Monterroso, maestro de la brevedad, el más parafraseado en el mundo de los escribientes aunque no el  único.

Sus momentos en Guatemala hicieron que fuera como es, que escribiera como escribe, como lo leemos y como deseamos algunos escribir.  El contexto hace al escritor y a su obra. Si no fuera por sus años viviendo a la sombra del dictador Ubico, no tendríamos sus cuentos y tampoco su Dinosaurio.

Pero tampoco a sus Ovejas negras, con las que podemos sentirnos identificados y reflejados.  O su Letra e,  pensamientos y reflexiones extraídas de su diario personal.  Sin sus letras no podríamos vernos en los espejos de La Vaca ni acompañar a fray Bartolomé en su iluminación sobre El Eclipse ni preguntarnos si alguien nos lee o nos mira como al pobre Espejoneurótico que no podía dormir.

Al escritor lo forma el contexto como dije y el montón de pequeños y grandes  momentos que atraviesa  A Tito Monterroso lo definió su vida y su vida fue definida por sus escritos llenos de humor (¿negro?) su escandalosa capacidad para la ironía y su manejo exquisito del lenguaje que le permitieron escribir aquello de la Sinfonía sin siquiera puntos ni comas  Incluso me parece que el punto final no lo puso él sino sus editores así como  la dama pelona se lo puso   a su vida

Nunca lo conocí en persona,  aspecto lamentable de mi biografía, pero se puede dar un vistazo a su vida por sus amigos y compinches, contemporáneos y no tanto.  Dicen que era bajito mas no chaparro, gracioso pero afilado, poco platicador y breve en sus escritos, como si hablar y escribir poco fueran suficientes para darse a entender, pero certero para las estocadas y dicen que tampoco  muy florero;  cuando hacía elogios se sabía lo que realmente eran, algo así como el maestro Fombona a Feijoo

Alguien comentó que existen escritores peligrosos y Monterroso era uno de ellos. Sus cortas fábulas y cuentos aparentemente inocuos introducen ideas peligrosas que lo dejan a uno pensando en el Espejo aquel, como le pasó a Asimov precisamente con el Mono que quería ser escritor satírico.

El ambivalente Pollo Ronco declaró el día de la noticia de su muerte:

Uno de los buscadores de oro de las letras universales ha partido al más allá y sus obras estarán siempre con nosotros, nunca será olvidado

Alguien también dijo que a los insignes escritores hay que nombrarlos en presente porque están allí en sus libros, en sus columnas y en sus diarios, constatable fácilmente al leer algunas de sus descripciones en El viaje o en Los buscadores.

Algunos dinosaurios evolucionaron en aves, don Tito se hizo Pájaro  hispanoamericano.

Y cuando despertamos, Tito aún estaba allí (riéndose de nosotros).

Imagine el fantástico bestiario de Borges tomando el té con Alicia. Imagine a Jonathan Swift y James Thurber intercambiando notas. Imagine a una rana del condado de Calaveras que hubiera leído realmente a Mark Twain: he aquí Monterroso (Carlos Fuentes).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s