Los Caminos de El Cadejo

conmigo llevo todo lo mio holga ommp

Un camino es solamente un camino. Los caminos no llevan a ninguna parte necesariamente. Algunos están cortados, otros se pierden entre el monte. Unos se cruzan con otros y se hacen uno para luego dividirse de nuevo.  Hay caminos azarosos,  emocionantes, cuesta arriba, cuesta abajo, divertidos o monótonos.  Y no importa a dónde van sino lo que pasa en su transcurso: puede uno disfrutarlo, sufrirlo, desear que acabe pronto o desear lo contrario, que no termine jamás.  Al final solo importa si tiene corazón o no lo tiene.

«…Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Todos los caminos son lo mismo, no llevan a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no…» Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita.»…» Carlos Castaneda (hablando por medio de Don Juan Matus, o viceversa), Las Enseñanzas de Don Juan.