Explotación o Cultivo: una experiencia en Salud Mental Comunitaria en condiciones de crisis.

30442631_10215918319892880_1750030372315332608_o

Actualización en el Día Internacional de los Pueblos Originarios: Lajuj Q’anil (9 de agosto de 2020)

«… En la medida que los países del Tercer Mundo se suben al carro del consumo, nuestros sistemas educativos se convierten en una mala copia de la educación occidental, en fábricas de ideas miopes, egocéntricas, a veces incluso, robadas de NUESTRAS PROPIAS TRADICIONES y sabiduría indígena. Es preciso re-descubrir nuevas formas de resistencia cultural e inspiración en nuestras propias tradiciones para resistir la destructiva marcha del consumismo y del tecnocapitalismo… » Sulak Sivaraksa, La Sabiduría de la Sostenibilidad.

En este día 148 de la crisis sanitaria más grande que nosotros, habitantes de este pequeño planeta llamado Tierra quiero enviar un saludo fraterno a todos las hermanas y hermanos de todos los pueblos.  Recuperemos LA BUENA VIDA.

—————————————–&—————————————-

 

Este artículo fue escrito en el año 2000 para una revista de Salud Mental. Por alguna razón un amigo lo rescató de Internet, faltando casi exactamente 5 días para el aniversario de la muerte de la Hna. Bárbara Ford, mi amiga, mi hermana, mi maestra en K´iché.  Una mujer comprometida con la gente de las comunidades y con quien compartí 6 años de mi vida personal y profesional.  Aquí también quiero dejar un abrazo solidario a la Hermana Virginia Searing y a la Hermana María Meyler (+) con quienes tuve el privilegio de compartir y aprender durante esos años espectaculares. A mis compañeras y compañeros de trabajo en el Equipo de Salud Mental Comunitaria de Cáritas K´iché, gracias por el compañerismo, su compromiso y por tanto que aprendimos juntos. Y principalmente a las personas de las comunidades con quienes aprendí a conocer y entender algo de la cosmovisión de los pueblos y culturas ancestrales de nuestro país.

Seguramente hay errores e inexactitudes en el artículo que son producto de mi ignorancia de entonces y de ahora, pero dejo el artículo como lo escribí entonces esperando que quienes lo lean sean indulgentes.  Y también espero que de pronto a alguien le sirvan las ideas y experiencias aquí compartidas.

Ha pasado mucho tiempo desde esta experiencia personal y profesional. Pero los procesos continúan. Es mi deseo que el  trabajo que empezamos con muy poca experiencia pero con mucho respeto y cuidado, a este momento esté dando frutos y que hayan podido encontrar paz en sus corazones todos quienes participamos en estos procesos.  Y que NUNCA MAS sea necesario repetir la necesaria experiencia.

¿Porqué EXPLOTACIÓN o CULTIVO? Las respuestas están dentro del relato. Es la manera como nos desempeñamos en la vida: Masculino o Femenino…

ABSTRACT

Este artículo tiene como tema central el trabajo de Salud Mental que se realiza en Guatemala relacionado con las investigaciones antropológico-forenses (exhumaciones) que son parte de las recomendaciones de la Comisión de Esclarecimiento Histórico planteadas en el informe sobre las violaciones a los Derechos Humanos realizado en nuestro país. Este informe es el resultado de los Acuerdos de Paz que pusieron fin “oficial” a treinta años de una guerra interna particularmente cruenta y que afectó a todos los guatemaltecos pero particularmente a las comunidades indígenas del nor-occidente del país. Se calcula que fueron doscientos mil muertos y desaparecidos durante 30 años de guerra interna. Pueden ser mas.

Fue  estructurado en base a las experiencias,  vivencias y observaciones técnicas del autor sobre el terreno y de las y los participantes (tanto personas de las comunidades como Facilitadores Comunitarios de Salud Mental: M. Méndez, J. Mulul y R. Camey) en las Experiencias de Salud Mental relacionadas con procesos de exhumación y necesariamente interpretados desde mi postura vital y experiencia profesional, por tanto los conceptos, interpretaciones y posturas están relacionadas con el autor y no necesariamente plantean las posturas u opiniones de las/los informantes.

Quiero dar las gracias a todas, pero en especial a los familiares de las víctimas y a los miembros de las comunidades de K´iché,  por su confianza, fortaleza, compasión y capacidad de compartir tanto las tristezas como las alegrías en nuestras Chomab´al   Chirij   K´aslemal (discusiones sobre la vida)

Que sirva este artículo como ofrenda para días mejores para todos los que vivimos aquí…

 

 

El formato del presente artículo es una entrevista ficticia con personas relacionadas con una exhumación y a través de la cuál se responden preguntas e inquietudes que se han generado en algunas reuniones de trabajo con el Equipo Multidisciplinario de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala.

 

Entrevista realizada el día 11 Aj[1] a un grupo de Facilitadores de Salud Mental Comunitaria. La entrevista se desarrolla en un ambiente de reflexión, sinceridad y compasión,  después de finalizada una exhumación particularmente difícil.  Se ve a los miembros del equipo de antropología forense y al Equipo de Acompañamiento en Salud Mental especialmente afectados. Los miembros de la comunidad presentes durante la última fase de la excavación muestran actitudes diversas y en sus rostros y cuerpos se refleja la tensión, la expectativa, la esperanza pero también el dolor y hasta la cólera. Mientras el sol se oculta tras las verdeazules montañas de El Quiché y sentados alrededor del fuego, la entrevista transcurre fácil y fluidamente mientras cada uno responde con la boca y el corazón a las preguntas del Kaat Naat (el preguntador)…

 

Kaat Naat: Qué es una exhumación y cómo se relaciona con las personas, las comunidades  y su vida?

 

Facilitador de SM: En español la palabra exhumación significa literalmente “desenterrar, sacar de la sepultura”. Pero hay aún otro significado que es más apropiado para nuestro trabajo: “descubrir lo oculto”.  La exhumación propiamente dicha, como un proceso antropológico-forense es un procedimiento técnico-científico y legal que consta de varias etapas con sus características específicas. La exhumación como un hecho humano relacionado con la historia reciente de las comunidades,  es un proceso más amplio y complejo que afecta todas las dimensiones del ser humano y su entorno.  En este contexto no solamente “desenterramos los restos físicos de una persona” también “desenterramos o descubrimos los sentimientos y pensamientos ocultos” de cada uno de nosotros. Exhumamos restos y emociones.

Cómo se relaciona este proceso de investigación psicológico-antropológico forense dependerá de dos elementos interdependientes: nuestra intención y nuestra actitud: la intención y la actitud de Cultivo o la intención y actitud de Explotación.

 

KN: ¿Qué significado tienen los conceptos CULTIVO Y EXPLOTACIÓN?

FSM: La actitud de cultivo es aquella actitud que se apoya en la paciencia, la compasión, el amor incondicional, la sabiduría y la tolerancia.  Toda acción que esté apoyada en una intención y actitud de cultivo tenderá a cuidar, a proteger, a preservar. No tiene que ver con sobre protección o paternalismo. Es más como sembrar un árbol de durazno o de manzana…Posiblemente yo no vea los frutos  pero tal vez mis hijos sí…

Por otro lado la actitud e intención de explotación es aquella basada en el egoísmo; la necesidad de acumular y controlar, el sacar ventaja en beneficio solamente personal. Todo lo hecho sobre la base de esta intención y actitud tenderá a ser parcial, unilateral, directivo y autoritario.  Es un poco como sacar un diamante de una mina…

Una cosa importante es que todos tenemos esas dos intenciones y actitudes dentro de nosotros…como los dos lados de una moneda…son inseparables y siempre están presentes. Depende de nosotros cuál de las dos vamos a utilizar en nuestra vida…

 

 

KN:¿Qué sucede cuando no se encuentran todos los restos, o ningún resto?

F: Reacciones emocionales como frustración, cólera a veces. En ocasiones la gente reporta esperanza de que todavía esté viva la persona. Pero en general el sentimiento que predomina va a ser la frustración y posiblemente una re activación de los signos y síntomas del SEPT(Síndrome de Estrés Post-Traumático): tristeza, ansiedad, “un hoyo en el corazón”, desánimo, falta de energía. Pueden también aparecer sentimientos de desconfianza hacia las instituciones encargadas de los trámites o sentimientos de desencanto (“otra vez nos engañaron”)

 

KN: ¿Qué sucede cuando no se identifican todos los restos?

 

F:Al igual que en la situación anterior, por lo general lo que se observará es una reacción de desánimo y/o resignación. También se han observado reacciones de desconfianza traducidas en expresiones como “asaber que hicieron con los restos”, “todo es igual que antes, nos mienten…”. También se han observado reacciones solidarias y altamente compasivas como por ejemplo cuando una familia “adopta” los restos de otra persona no identificada para enterrarlos como propios. Aquí también se observan las dos actitudes que mencionaba al principio: Cultivo y Explotación.

Como todo en lo relacionado con el ser humano las reacciones dependerán mucho de cada persona.

 

KN: ¿Qué consecuencias negativas puede tener en la comunidad la exhumación? ¿No generará más división, apertura viejas heridas, etc.?

F:Las consecuencias del proceso de exhumación es probablemente el tema más importante para realizar intervenciones psicosociales. Desde la perspectiva de los acuerdos de Paz y las recomendaciones de la CEH y el REMHI las exhumaciones son un derecho, un acto de justicia y se considera un elemento importante para la recuperación del equilibrio emocional de las poblaciones golpeadas por la guerra y la violencia política de los últimos 40 años.  En las experiencias e intervenciones de Salud Mental que se han realizado durante los últimos 3 años, algunas personas de la comunidad, generalmente familiares de las víctimas, miembros de organizaciones populares, de la iglesia católica, reportan efectos benéficos y positivos en su salud mental y por consiguiente en sus relaciones comunitarias y familiares. Sin embargo en algunas ocasiones se han reportado también cierto descontento y oposición por parte de otros sectores de la comunidad.

Tomando en cuenta el grado de deterioro en el tejido comunitario  que tienen actualmente muchas comunidades Mayas, como consecuencia de la represión y la violencia sufrida,  es explicable que existan oposiciones y serios desacuerdos en cuanto a la conveniencia o no de realizar las exhumaciones. A  esto sumamos las influencias de tipo religioso fundamentalista, la desinformación (tanto por razones de control de poder como por el propio proceso de comunicación que está contaminado) y en algunos casos las dificultades de coordinación entre las organizaciones/instituciones encargadas del proceso de exhumación.

Hasta no realizar una investigación longitudinal sobre los efectos de los procesos de investigación antropológico-forense no se podrá comprobar los efectos tanto constructivos como destructivos en la comunidad.

Otro elemento importante para prevenir efectos “negativos” de cualquier intervención externa hacia un grupo, especialmente cuando haya posibilidad de choques culturales, es la actitud con que los técnicos se acerquen a la comunidad. Podemos diferenciar las dos actitudes posibles como actitud de cultivo ( no confundirse con actitud paternalista, la no se basa en el respeto precisamente) como la actitud dirigida por la sensibilidad cultural, el respeto a las costumbres y a las necesidades afectivo-emocionales de las personas, la delicadeza, la atención a los detalles  en contraposición con la actitud de explotación que se caracteriza por la presencia de actitudes de poca sensibilidad cultural, egocéntricas, en donde la prioridad es “sacar” algo del entorno.

 

KN:¿Qué consecuencias positivas trae la exhumación en términos comunitarios? ¿Y en términos individuales a cada familiar?

 

F: Según lo que reportan las personas que han participado en los talleres o Experiencias de Salud Mental de la Fase III (post-exhumación) se presentan los siguientes efectos “positivos” o constructivos o sanadores en los familiares:

“Hay más tristeza en mi corazón al ver los restos de mi familiar pero también hay tranquilidad al saber que ya están enterrados como debe ser”

“Ahora tengo más tranquilidad y paz porque ya el espíritu está descansando en un lugar sagrado”

“Antes de la exhumación había personas en la comunidad que no querían hacerla pero después que se hizo cambiaron de opinión y ahora dicen que ellos también quieren solicitarlas”

 En general podría decirse que, basándose en los testimonios de los participantes en las ESM llevadas a cabo por el Equipo de Salud Mental Comunitaria Utz K´aslemal, la constante es una re activación temporal de los efectos psicosomáticos del SEPT (sueños, pesadillas, ansiedad, sentimientos de tristeza y desesperanza, sentimiento de desamparo-principalmente en las y los ancianos- )

A nivel comunitario se han reportado en la mayoría de los casos, reacciones de solidaridad, apoyo (aquí el concepto de kub´sab´al  k´ux –acompañamiento en una pena, apoyo, consuelo, acompañamiento que sirve para recuperar el equilibrio– es sumamente importante). El peligro de re-traumatización es alto en  relación con las exhumaciones y por consiguiente la calidad de una intervención oportuna de acuerdo con las necesidades de las personas es un elemento importante en cuanto a las acciones de acompañamiento o “reparación” psicosocial…

Algo en lo que tenemos que pensar y profundizar es el significado que para las personas y las comunidades tiene el proceso de exhumación: ¿tiene solamente un significado legal y reivindicativo? ¿o es principalmente un significado emocional-espiritual?  Todavía no sabemos la respuesta.

 

KN: ¿Puede una exhumación servir como detonante de otros problemas comunitarios?

F: Creemos que cualquier elemento extraño que se introduce en la comunidad va a causar un efecto determinado en la vida comunitaria. Especialmente las exhumaciones, por lo que representan,  puede ser el detonante de conflictos intracomunitarios pre-existentes.  En los talleres o Experiencias de Salud Mental dentro del modelo Utz K´aslemal se habla de la “exhumación de los sentimientos y pensamientos”; junto con los restos de nuestros familiares también estamos sacando y trayendo hacia acá la tristeza, la cólera el resentimiento, y debemos hacer algo con estos sentimientos porque si no empiezan a apestar y a contaminar nuestra vida y la de nuestra comunidad…

De nuevo se insiste en la actitud de acercamiento…en la forma como l@s profesionales y voluntarios que participen en los procesos de exhumación tengan y también de los motivos, los objetivos que se tengan: “como es el corazón así serán las acciones” dice una vieja máxima oriental…

 

KN: ¿Qué fenómenos afectivos se disparan?

F: Desde la perspectiva del Modelo Utz K´aslemal el ser humano funciona en seis entornos o dimensiones interdependientes: Cognitiva, afectiva, social, conductual, espiritual y físico-biológica.

Las exhumaciones como un proceso y un hecho humano relacionado íntimamente con la violencia y el rompimiento del equilibrio natural de la vida comunitaria provoca fenómenos no solamente en la esfera afectiva. Al ser la vida un fenómeno integral los efectos se sentirán en todo el entorno humano y comunitario. Desde el miedo (“tenemos miedo de que regrese la violencia”) hasta la indiferencia (“si ya se murieron porqué seguir pensando en ellos”), cualquier cosa puede pasar en las personas y las comunidades cuando se enfrentan a una exhumación Principalmente aparecen las fantasías (elaboraciones imaginarias) relacionadas con el pasado (violencia, guerra, masacres, etc.) y el futuro (lo que puede pasar). En un grupo una persona expresó “tenemos miedo a que vuelva la violencia”. Pareciera que ya no está preocupada por lo que pasó antes sino que su foco de atención es ahora el futuro.  El objetivo “sanador” o “terapéutico” en la intervención “psicosocial” debería estar orientado a fortalecer el centro interno de control y su capacidad para distinguir entre las fantasías y el aquí-ahora. La dificultad para controlar las fantasías negativas determinan lo que se va a disparar dentro de las personas y comunidades con una experiencia como la exhumación: otra persona manifiesta “cuando la violencia yo llevé a mi esposo al hospital para que lo curaran de una herida pero después desapareció, por eso ahora ya no llevo a mis hijos al hospital porque allí desaparece la gente”

 

KN ¿Cómo afecta en la comunidad el hecho de no saber con antelación que se hará una exhumación?

F: Sorpresa, enojo por no ser tomados en cuenta.  Es otro tipo de violencia y de opresión el intervenir en la comunidad sin su consentimiento. Legalmente es justificable y necesario, sin embargo desde el punto de vista psicológico y antropológico es comprometido hacer cualquier intervención en una comunidad sin la adecuada preparación y una actitud de cultivo. Aquí también las reacciones son de muy diversa índole: desde la indiferencia hasta la hostilidad.

    Principalmente la gente de la comunidad sentirá que no se le toma en cuenta, que de nuevo llega gente de afuera a hacer cosas sin consultarles.  

Y otro elemento importante: la necesidad de tomar en cuenta la cosmovisión y las creencias de los miembros de la comunidad. Pedir permiso a la tierra para abrirla, a los difuntos y ancianos.

 

KN: ¿Sirven las exhumaciones como elemento de reconciliación, de fomento de la paz?

 

F: De nuevo depende de la actitud con que se enfrente. Y también depende de la intención, que es otro elemento ligado a la actitud pero al mismo tiempo  independiente.  La intención, que está ligada a nuestro marco de referencia “ideológico”, a nuestra jerarquía de valores y a nuestras creencias, determinará la actitud (de cultivo o de explotación) con la que nos acerquemos al hecho humano-legal de la exhumación.  Esta pregunta es difícil de responder en el contexto de nuestro país;  Con tantas heridas aún abiertas y con una actitud general que va desde la indiferencia más desesperanzada hasta la más descarada impunidad es difícil que una sola acción aislada provoque los cambios profundos que se requieren para iniciar un proceso tan complejo como el perdón y la reconciliación. En cuanto a la “construcción de la paz” diría lo mismo. No es solamente un elemento aislado y localizado como las exhumaciones el que “construirá” la paz. Menos tomando en cuenta que ésta es una actitud que parte de la unión correcta del “corazón y la cabeza”, del uso adecuado de nuestra inteligencia y nuestras emociones. Jidu Krishnamurti dice que solamente una revolución espiritual podrá dar como resultado el cambio de las condiciones de nuestra vida.  Solamente cuando trabajemos por un cambio cognitivo-espiritual que empiece por nosotros mismos podrán las acciones como las exhumaciones,  contribuir verdaderamente a la construcción de la paz

 

KN: ¿Qué papel han jugado las religiones en la recuperación emocional de las comunidades?

 

F: De nuevo remitiéndonos a los conceptos de Cultivo y Explotación podríamos dividir la influencia de las religiones en la recuperación  emocional de las personas y comunidades en constructivas y destructivas.

Los resultados e influencias de los diferentes caminos de expresión  espiritual dependerán también de la actitud con la que se acerquen a sus discípulos o seguidores pero también del objetivo, de los medios y de los efectos que causen en éstos. Por un lado un mensaje espiritual que vaya orientado a la liberación de la opresión (empezando por la opresión espiritual-psicológica interna), al desarrollo de actitudes proactivas, al fortalecimiento de la capacidad de autor reflexión, en el cultivo de las cualidades que favorezcan el desarrollo de la compasión, el amor y la resiliencia, estarán encaminados al desarrollo “constructivo” de las personas y la comunidad. Por consiguiente la influencia en la recuperación emocional será, por decirlo de esa manera, “benéfica, liberadora y sanadora”.

 

KN: ¿Qué le sucede en términos afectivos a la gente que trabaja en las exhumaciones? (personal de los equipos forenses, de los equipos de salud mental, de los grupos de derechos humanos, el policía que cuida los restos, etc.)

 

F: Si estamos de acuerdo en la idea de que todo depende de todo y a la ley de la física que dice que  a toda acción sigue una reacción, dentro del proceso de la investigación antropológico-forense, un actor que está íntimamente ligado al proceso y que tanto puede provocar reacciones como recibir efectos,  es la persona que conforma lo que podríamos llamar el Equipo de Intervención, conformado tanto por antropólogos forenses, los promotores de Salud Mental, psicólogas, abogados , y personal con funciones más técnicas como policía, jueces, oficiales del MP, etc.)

En algunas ocasiones algunos miembros de los equipos han referido efectos relacionados también con el Trastorno de Estres pos-traumático secundario: pesadillas, sueños, ansiedad, reacciones psicosomáticas, etc. Creemos que los efectos dependerán de varios factores: personalidad (principalmente tomando en cuenta la Teoría del Estrés que diferencias entre Personalidad Tipo A y B), temperamento,  sensibilidad intercultural, calidad de sus controles internos, intención y actitud.

Por lo general se considera que las personas que tienden a ser represivas con sus emociones y que tienen un sitio  de control externo (outer control  locus; tienden a atribuir la causa de su situación a elementos externos), a la larga tenderán a presentar más afecciones psicosomáticas relacionadas con el estrés.

Los efectos afectivo-emocionales y por consiguiente conductuales, cognitivos, relacionales y espirituales, dependerán de las características de cada persona y también un poco del entorno en que se desenvuelva la actividad. En general las personas que forman los Equipos de Campo o de Intervención están sujetas a una situación de estrés y depende de los recursos internos que posea cada uno así como de sus características  personales sus reacciones frente a la exhumación.

Un concepto que debería tomarse en cuenta en relación con el personas que trabajan directamente con víctimas y en particular con los procesos de exhumación  es el que se conoce como “burnout» (castellanizado como “estar quemado”) y Fatiga de Compasión que determinarán fuertemente la calidad del desempeño de las personas en tan difícil actividad profesional. Siempre es recomendable que los profesionales relacionados con este trabajo tengan acceso a servicios de apoyo profesional para minimizar los riesgos de Traumatización Secundaria (Fatiga de Compasión)

 

El Kaat Naat guarda silencio, el grabador guarda sus piedras …las preguntas han terminado… La luz y el color del fuego se reflejan en la gran estela que cuenta cómo está la vida…

 

 

REFERENCIAS

 

 

  1.  Pop Wuj (Popol Vuh) 
  2. Manual Operativo para Investigaciones Antropológico-Forenses (1999), FAFG, Guatemala
  3. Ford, Bárbara, Searing, Virginia., Cabrera, Roberto, Samayoa, Pedro, (2000)Guía Básica de Salud Mental (2ª. Edición), Guatemala
  4. Figley, CR (1995) Compassion Fatigue: Coping with Secundary Traumatic Stress,
  5. Revista Uno Mismo
  6. Informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) (1990)
  7. Informe Guatemala Nunca Más, Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI), Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, Guatemala.
  8. Manual Diagnóstico y Estadístico de la APA (DSM-IV)

 

 [1] 17vo. día en el Calendario Maya

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s